Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Irresponsablemente

Hay razones suficientes para culpar a los gobiernos de los males dominicanos. La corrupción, la impunidad, el clientelismo, el continuismo y la ineficiencia son graves problemas que han caracterizado a los gobiernos dominicanos. En esta ocasión, sin embargo, no voy a referirme exclusivamente a los problemas del gobierno, sino también a los que aquejan a la sociedad.

Es cierto que muchos problemas sociales derivan del mal funcionamiento del Estado. Pero enfocarnos siempre en esas deficiencias nos impide ver la cantidad de problemas que derivan del pueblo por irresponsabilidad individual y grupal.

El gobierno nunca podrá resolver todos los problemas; ni siquiera resuelve los prioritarios. Entonces, para mejorar la calidad de vida, la sociedad dominicana debe entender que tiene que cambiar por sí misma para avanzar.

Ese cambio individual y colectivo generará también cambios en el gobierno, porque una sociedad que mejora sabrá poner mayor presión al gobierno para que mejore. Cuando la sociedad se ajusta a los males y los promueve, se produce un círculo pernicioso de ineficiencias y déficits en distintos ámbitos de la vida. Se requiere entonces gestar un círculo virtuoso.

¡Pero ojo!, la gente también tira basura dondequiera, los comercios privados no ponen zafacones en sus frentes, y muchos edificios no tienen tanques suficientes para la cantidad de basura que generan sus residentes.

Por ser la Semana Santa, me referiré aquí a dos problemas que se agravan en esta época: la basura y los accidentes de tránsito.

¡Cierto!, el gobierno no ofrece buenos servicios de recogida de basura, los vertederos son un desastre, y no instalan suficientes zafacones públicos en las calles. Las ciudades viven con el perenne problema de la cantidad de basura que se acumula y la falta de higiene.

¡Pero ojo!, la gente también tira basura dondequiera, los comercios privados no ponen zafacones en sus frentes, y muchos edificios no tienen tanques suficientes para la cantidad de basura que generan sus residentes.

En estos días de Semana Santa, las playas y los ríos estarán llenos de basura, y mucha se quedará ahí hasta que la naturaleza desintegre lo que pueda desintegrar; y el resto generará contaminación por años.

Si la gente tirara menos basura en la calle, y los comercios y edificios tuvieran suficientes zafacones, recogerla sería un poco más fácil.

¡Claro!, el gobierno debería tener una campaña efectiva de concienciación. Pero si no, el sector privado podría hacerlo. Bastante dinero gasta el gobierno y las empresas en publicidad superflua que en nada contribuyen a elevar el nivel de vida de la población.

¿Seguirá la República Dominicana siendo líder mundial en accidentes de tránsito? ¡Qué mal honor!

¡Cierto!, el gobierno no impone las reglas, los policía y los guardias están más interesados en las propinas que en mantener el orden, y la gente hace lo que le da la gana. El soborno siempre arregla. ¿Y entonces?

Las dos causas principales de accidentes de tránsito son la embriaguez y la alta velocidad. Si el gobierno falla en establecer controles, la gente debería por motivación propia no manejar si ingiere alcohol, y mantener siempre una velocidad prudente. Es sentido común; es protección de vidas hasta para el conductor. ¿No pueden los dominicanos entender eso?

En estos días, las noticias principales serán el número de accidentes de tránsito, de heridos y muertos.

¿Qué patología caracteriza a muchos hombres dominicanos que no pueden divertirse sin ingerir alcohol en grandes cantidades? ¡Ah!, y peor, después de hacerlo manejan irresponsablemente, montan a sus familiares y amigos en sus vehículos, y causan accidentes que afectan también a otras personas.

Para que la sociedad dominicana tenga mejor gobierno, primero tendrá que ser mejor sociedad. Así logrará mayor capacidad para solucionar problemas, y mayor credibilidad para presionar a los políticos que se resisten a cambiar.

Rosario Espinal
Socióloga y profesora universitaria

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *