Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Los sobornados, los enlodados…

En el país hay un nuevo estado de espíritu. Un pensar inclinado sobre la realidad social dominicana contra los que se creían seguros en el nicho del poder, guindando placenteros del amplio manto de la impunidad. El pueblo ha descubierto su propio poder, y ha obligado al bestiario político dominicano a actuar. ¿Tenía Danilo Medina la intención de perseguir a los involucrados en el caso ODEBRECHT? ¿El poder pétreo del buró político del PLD iba a permitir esa fisura, tres de sus miembros frente a los tribunales, acusados de recibir sobornos por la justicia corrompida de su propio partido? ¿Concebían límites, en la práctica de la hipercorrupción, los miembros del partido hegemónico que se han enriquecido sin piedad, en medio de la sumisión, la obediencia y la complicidad del aparato del Estado que han manejado a su antojo?

Hay un libro de Guy Lardreau, de los nuevos filósofos franceses, que tiene una cita de Mao Tzé Tung que dice: “El simio de oro blandió su cetro fabuloso/ y el palacio de jade fue limpiado de polvo”. El verso alude al poder del pueblo, a la fuerza inconmensurable de las masas, al descubrimiento de lo que reposa como capacidad de transformación en la multitud dormida. Nada de lo que está ocurriendo en el país se debe al bestiario político, a los partidos tradicionales; al contrario, lo que más nítidamente expresa la crisis actual es el cuestionamiento a todo el sistema político. Si cuantificamos por los sometidos en el caso ODEBRECHT, los dos partidos mayoritarios del sistema se bambolean en la picota. El país tiene que abocarse a cambiar sus estructuras políticas tradicionales, esclerotizadas, corruptas, y sin ninguna vocación verdadera por el bien común. “El palacio de jade fue limpiado de polvo”. Es de eso que se trata, que las movilizaciones populares, la indignación, el asco de ver a un “liderazgo” corrompido y cínico administrando el destino de todos; han empujado al país a la protesta más amplia y significativa del último medio siglo de la historia republicana. Sin marcha verde, no hubiera habido juicio a los sometidos por el caso ODEBRECHT. Todos debemos profundizar para que el “El palacio de jade sea limpiado de polvo”.

ODEBRECHT no es el único caso de hipercorrupción en el país, jamás un gobierno había tenido tantos casos de hipercorrupción al mismo tiempo. Voy a citar algunos para que se pueda apreciar lo que verdaderamente ocurre en este momento . Los Tucanos es un modo de corrupción que implica una gran capacidad organizativa, el caso del Consejo Estatal del Azúcar parece un acontecimiento de Macondo, el pueblo místico de Gabriel García Márquez; el de INAPA está en juicio todavía, el tremendismo de la reparación del hospital Darío Contreras tiene boquiabiertos a ingenieros que lo han evaluado, jamás habían conocido algo tan desvergonzado; el caso de Diandino Peña bordea lo fantástico, los escáneres de la Junta Central Electoral dejan turulatos a cualquiera, el negocio con “Triple A” y la CASSD no tiene madre ni padre, OISOE duerme el sueño de los justos, la venta de un barrio completo por CORDE a la empresa Titulatec se inscribirá como el epítome de lo absurdo en alguna enciclopedia mundial; una gigantesca madeja de corrupción que caracteriza al gobierno de Danilo Medina. A todos estos casos la impunidad les tiende un manto impermeable, pero sumados arrojan cifras obscenas, estratosféricas, robadas a la felicidad ciudadana.

Estamos viviendo el efluvio refrescante de un auto reconocimiento del poder de las masas. Y lo que se tambalea es el sistema político. La corrupción peledeísta ha alcanzado niveles inimaginables, y debe repudiarse el falseamiento que se ha hecho de lo que un político debe representar. Visitando a sus compañeros de partido presos, Reynaldo Pared Pérez, dijo a los periodistas que él no aparecía en el expediente de los sobornados por ODEBRECHT porque “Cruzé por el lodo y no me enlodé”. Y uno piensa que el cinismo de los políticos dominicanos nos hace saltar de espanto, porque él es quien preside ése lodazal, el mismo que firmó sesenta contratos con ODEBRECHT(y ni siquiera aparece en las indagaciones del juez de instrucción), el “Marqués del barrilito”, el “Zar de la prepotencia”; quien después de lo dicho miró uno de sus relojes Rolex de colección, y se montó en su Rolls- Royce, para irse a descansar en su villa de Los mogotes.

Andrés L. Mateo
Poeta y escritor

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *