Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Las razones del procurador

A estas alturas del caso Odebrecht mucha gente se estará preguntando por qué ha sido tan errático el desempeño del procurador Jean Alain Rodríguez.

Para no hacer larga la lista de disparates que ha propiciado este señor, bastaría mencionar que firmó un acuerdo de impunidad con la multinacional mafiosa para que ésta supuestamente revele los nombres de las personas sobornadas y así poder proceder judicialmente. Pues ahora que se han hecho los sometimientos, nos damos cuenta que el procurador en su mamotretro de más de 300 páginas para pedir coerción a 14 imputados, no presenta las pruebas, ni los montos con que fueron beneficiados los eventuales sobornados, ha durado más de 5 meses en una investigación para presentar un tollo lleno de errores de todo tipo.

El problema es que Jean Alain es un imputado.

¿Qué explicación lógica puede tener el hecho de que Danilo Medina quite a un procurador experimentado como Domínguez Brito y en su lugar coloque a un ciudadano sin mayor experiencia en la materia, justamente en un periodo en el que los informes oficiales debían conocer que el caso de Odebrecht estaría próximo a explotar?.

¿Por qué un joven empresario, abogado, multimillonario, sin aparente cola que le pisen según su hoja de vida, tiene que aceptar meterse en el lio de ponerse al frente de una Procuraduría en un momento que es muy claro que saldrá al menos bien arrugado, siendo benevolente?.

Las respuestas a estas preguntas están en una omisión deliberada del perfil del procurador que aparece en la página web de la entidad que encabeza en el Ministerio Público de la República Dominicana. http://www.pgr.gob.do/perfil-del-procurador-general/.

En ese curriculum se destacan la impecable formación académica, la condición de abogado y político del flamante procurador, así como su paso por la administración pública en instituciones como Aduanas, Turismo, Indotel y el CEI-RD, mientras se omite su principal actividad que es la de empresario del sector de la construcción donde se desempeñó entre otros cargos entre 2007 y 2012 como vicepresidente ejecutivo de la empresa fabricante de cemento DOMICEN.

Casualmente, a las Plantas de DOMICEN ubicadas en Palenque, San Cristóbal, se pretenden llevar gran parte de las cenizas de las plantas de carbón de Punta Catalina, para construir con ellas materiales derivados de la construcción, según han admitido Juan Vicini y Ruben Bichara.

Jean Alain Rodríguez es socio de Los Vicini, el grupo italiano Financo, la familia Oller en DOMICEN y siendo Los Vicini “los dueños” de los terrenos donde se construye Punta Catalina, donde se pretendía construir también otra planta de carbón clandestina, no es difícil comprender la relación de todos estos empresarios de los sectores de la construcción y la energía con Acero Estrella y Odebrecht y todo el entramado de intereses económicos y políticos densamente empalagados unos sobre otros.

Se puede entender porque Jean Alain le teme como el diablo a cruz al tema de las sobrevaluaciones, porque si se destapa ese pandemonio quedaría al desnudo el marullo de la corrupción corporativa empresarial mezclada con la delincuencia política y un masacote de cotizaciones alteradas, contratos y sub-contratos amañados, complicidades cruzadas, transferencias dolosas, pila de empresas fantasmas armadas para trasegar dinero sucio y un largo etcétera.

Jean Alain Rodríguez en unos 15 años desempeñando cargos de tercera categoría con excepción de su paso por el CEI-RD, presenta en el año 2016 una declaración jurada por valor de RD$224.2 millones, monto que no puede justificar con los salarios que ha devengado en la administración pública. Con argumentos de este tipo imputo a buena parte de los 14 acusados que el mismo ha encauzado en el caso Odebrecht, sin presentar las pruebas concretas, con lo cual en no pocos casos busca que se caigan las acusaciones.

El procurador es un imputado. Si se ha visto obligado aceptar un puesto tan complicado en los días que corren, es porque tiene la necesidad de proteger su propia fortuna no transparentada, contribuyendo a que los multimillonarios sobreprecios en Punta Catalina y otras obras se queden bajo el manto de la impunidad.

Un profesional impecable como se muestra en su perfil, no habría tenido la necesidad de meterse en el lio que es hoy día la Procuraduría, si no tuviera intereses concretos que defender desde allí.

LO VAMOS A DESCUBRIR, EL PUEBLO ESTÁ DESPERTANDO Y NO NOS SEGUIRÁN COGIENDO DE PENDEJOS.

Héctor Turbi
Activista de Poder Ciudadano y Marcha Verde

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *