Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Iván Rodríguez, el habitante más joven del Salón de la Fama

NUEVA YORK, Nueva York.- El receptor puertorriqueño Iván Rodríguez, que ingresará este domingo al Salón de la Fama del Béisbol estadounidense, se convertirá en el pelotero vivo más joven de los encumbrados en ese recinto de la localidad de Cooperstown.
De sus 45 años Rodríguez pasó 21 en las Grandes Ligas, la mayor parte con los Vigilantes de Texas, franquicia que le propició el debut en el mejor béisbol del mundo el 20 de junio de 1991, a falta de cinco meses para cumplir los 20.

Ningún otro cátcher en la historia de la Major League Baseball (MLB) puede presumir de los 13 Guantes de Oro que colecciona el hijo predilecto de la localidad de Manatí, en la Isla del Encanto.

El Pudge, como lo sobre nombró un asistente de la novena texana, puso fuera de circulación a 661 corredores que intentaron robarle una almohadilla, para un fantástico 46 por ciento del total.

Por si fuera poco, Rodríguez acapara los récords de las Mayores en juegos detrás del plato (dos mil 427) y outs realizados (12 mil 376).

Si brilló a la defensa en el ataque también había que contar con él, como lo prueban el average de .296 y sus 311 jonrones, actuaciones que le valieron siete Bates de Plata.

El Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1999 y campeón de la Serie Mundial de 2003 con los Marlins de la Florida, será apenas el segundo enmascarado que tendrá su sitio en Cooperstown tras la primera votación, para igualar a quien fuera su ídolo, Johnny Bench, el ex astro de los Rojos de Cincinnati.

Junto a Rodríguez entrarán al templo del béisbol estadounidense los ex jugadores Tim Raines y Jeff Bagwell, los otros dos elegidos por la Asociación de Cronistas, así como Bud Selig, quien fuera comisionado de Grandes Ligas entre 1992 y 2015, y el ejecutivo John Schuerholz, cuya selección corrió a cargo de un comité de veteranos.

Con Rodríguez Puerto Rico tendrá a cuatro jugadores exaltados al pináculo del juego, pues ya cuentan con una placa en el museo situado en la pequeña villa al norte del estado de Nueva York, el desaparecido Roberto Clemente (1934-1972), Orlando Cepeda y Roberto Alomar.

PL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *