Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Expertos cuestionan valoración de Trump sobre arsenal nuclear EEUU

WASHINGTON, Distrito de Columbia.- Las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre la supuesta efectividad, disposición combativa y fortaleza del arsenal nuclear de ese país, causan hoy preocupación y rechazo de expertos en el tema.
En medio de crecientes tensiones relacionadas con el programa nuclear de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), calificado de defensivo por las autoridades de Pyongyang, el jefe de la Casa Blanca hizo una apología sobre la situación actual de las armas atómicas en poder del Pentágono.

Según escribió el gobernante en su cuenta de la red social Twitter, su primera orden como presidente ‘fue renovar y modernizar nuestro arsenal nuclear que ahora es más fuerte y poderoso que nunca antes’ y a continuación advirtió a Corea del Norte que en una eventual confrontación ‘se encontrarán con un fuego y una furia nunca vistos en el mundo’.

Un análisis publicado este jueves en el sitio digital Defense News señala que en realidad, el número de ojivas atómicas se redujo en los últimos siete meses para cumplir con los nuevos límites del Tratado START y por ejemplo el actualmente hay 400 cohetes balísticos intercontinentales (ICBM), el nivel más bajo desde principios de 1960.

Al referirse a los calificativos de Trump sobre este poderío norteamericano, el experto Stephen Schwartz, exeditor de la publicación especializada Nonproliferation Review señaló que ‘resultan totalmente absurdos’, porque durante los últimos 201 días no ocurrió nada para aumentar el poder general del arsenal nuclear estadounidense’.

Entretanto, la directora ejecutiva del Centro de Control y No Proliferación de Armas, Alexandra Bell, calificó la aseveración del jefe de la Casa Blanca de ‘mentira total’ pues los planes de modernización de estos artefactos ya estaban en marcha antes de que Trump ocupara la presidencia y su propio presupuesto aún no se ha aprobado.

Kingston Reif, director de políticas de desarme y reducción de amenazas de la Asociación de Control de Armas, dijo en un twit que ‘la imprudencia de su descaro nuclear es una tontería’, pues Obama puso en marcha planes masivos de actualización, que continúan en fase de implementación.

En declaraciones a Defense News, Reif señaló que el arsenal de Estados Unidos no es más poderoso de lo que era cuando Trump asumió el cargo y su primera solicitud de presupuesto da continuidad al enfoque de Obama, mientras otras fuentes señalan que la política nuclear del gobernante aún está en su etapa inicial, que se espera avance a partir de la actual revisión de la postura del Pentágono para este tipo de armamentos.

Cálculos conservadores señalan que la modernización de los sistemas de armas atómicas de Estados Unidos costaría alrededor de un billón (millón de millones de dólares) en los próximos 30 años, si finalmente se aprueban los recursos financieros imprescindibles para esta tarea.

Además de los elementos anteriormente señalados, durante los últimos tres años se detectaron serias deficiencias en las unidades de las fuerzas estratégicas, debido a una reiterada falta de inversiones.

Con el fin de neutralizar las carencias más acuciantes, el Departamento de Defensa aprobó para el período 2014-2019 un plan por 10 mil millones de dólares.

Por otra parte, desde 2014, varios escándalos sacudieron el estamento militar estadounidense ante deficiencias detectadas en auditorías a unidades de lanzamiento de ICBM.

Medios de prensa estadounidenses revelaron que más de una treintena de oficiales encargados de estos misiles estaban involucrados en escándalos de fraudes acerca de la disposición combativa de sus respectivos mandos, que salieron a la luz durante investigaciones sobre el consumo de drogas en dichas instalaciones.

En los recortes de estos medios influye el hecho de que el 8 de abril de 2010 Obama y el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, firmaron una versión actualizada del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START) en Praga, República Checa, que fue ratificado por ambos países en diciembre de 2010 y enero de 2011.

En este convenio las partes se comprometieron a reducir su arsenal atómico en dos tercios, lo que suponía limitar a mil 550 ojivas el de cada una de las partes y a 800 plataformas de lanzamiento de ICBM, lanzaderas submarinas para misiles balísticos y bombarderos pesados equipados con armamento nuclear.

Fuentes oficiales señalan que para mediados de este año, Estados Unidos disponía de unas cuatro mil 018 ojivas nucleares en despliegue o almacenamiento, pero entidades no gubernamentales en la nación norteña como la Federación de Científicos Americanos señalan que la cifra se eleva a más de siete mil 700 cabezas atómicas, cantidades que de todas formas tienen capacidad para destruir el globo terráqueo.

PL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *