Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

¡Vendieron la República Dominicana!

Parece ser que está despertando en los dominicanos un sentimiento de culpabilidad de posesión diabólica, debido a las acciones tomadas por ese demonio militante llamado Danilo Medina. Este artificio endemoniado que ha colocado a la República Dominicana en “venta”, negociación infernal que no tiene límites, prosigue su agitado curso como si nada le importa.

El silencio, que como norma, conforma el emblemático Danilo Medina crea un árbol mitómano confesional que desinforma adrede todo su entorno y más. Aunque la idea original fue de Leonel Fernández, Danilo Medina se apropió de ella. ¡Vender la República Dominicana, sería un negocio redondo!

La primera reunión de este último se realizó en la casa de uno de sus simpatizantes más aguerridos y la presencia de Joao Santana quien nunca quiso abonar opinión a ese macabro asunto. Joao era un demonio, pero no para atreverse a tanto. En dicha reunión se habló de la habilidad de Leonel Fernández para comprar la judicatura, sus relaciones con personajes del bajo mundo en USA y el mundo árabe. Danilo, sin entrar en detalles verbales, solo de miradas y gestos, se pertrecho en una autopista de ideas inescrupulosas que Leonel y esos personajes sostenían para mantener un poderío inusual con lo cual se fabricarían, si usted desea, varias novelas de ciencia ficción best-seller. Todo el tiempo Danilo se mantuvo haciendo gestos de aprobación de las ponencias que hacían los compañeros (villanos) invitados especiales, como socios del nuevo –mega-proyecto.

Esta idea y reunión se llevó a cabo a los 6 meses del primer gobierno de Danilo Medina. No obstante, luego de las reuniones permanentes y visualización del ambiente, dándole seguimiento secreto a Leonel Fernández, Bill Clinton y otros; la idea maduró. La negociación comenzó con otorgarle cedula a los haitianos, para de esa forma no tener que bregar con otros procesos que tardarían años; “el resultado lo queremos antes del 20”, decían.

Estamos viviendo en la época de Pos-verdad, el desarrollo de un mundo confundido por la mala información, mal entendido-a propósito; todo un cumulo de desafíos que crean una cortina de falsedad monitoreada; “era su lema”. Los dominicanos son sombies, podemos manejarlos; bono-gas, pollo, ofertas y ya.

Ahora los dominicanos guardan un sentimiento de culpabilidad, posesión diabólica, debido a las acciones tomadas por ese militante de la mentira llamado Danilo Medina ¡que desgracia!

Román Polanco
Articulista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *