Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Parece que nos robarán hasta el privilegio de contemplar las estrellas

Recientemente. en nuestro querido pueblo de Baní, se está produciendo un fenómeno que llama a suspicacia.

Al anochecer, en la parte Este de la ciudad, se forma un nublazón que cubre la luna y las pocas estrellas que aún podemos ver. Ese raro nublado que presagia un tremendo aguacero, hace que todo el mundo se recoja temprano en sus casas, para evitar ser atrapado por la lluvia.

Sin embargo, vemos con sorpresa que de ese anunciado vendaval, apenas cáen dos o tres gotitas de agua, que ni siquiera llegan a mojar el pavimento. Luego de una o dos horas, el nublado se pierde por el horizonte y volvemos a ver la luna y las estrellas sin ningun vestigio de lluvia.

Al principio, yo no le puse mucha atención a ese fenómeno, porque lo consideraba como algo natural, sin embargo, comencé a intrigarme cuando escuché que las plantas a carbón de Punta Catalina estaban siendo encendidas a modo de prueba para su acoplamiento, por una o dos horas durante la noche.

A partir de ese momento, mi mente de escritor pueblerino, comenzó a rebuscar donde quizas no hay, y algunas interrogantes se alojaron en mi mente, que quisiera que algunos de mis amigos que conocen más del tema me ayuden a descifrar.

1ro. He sido yo el único que ha notado ese nublazón a prima noche?

2do. No les resulta extraño la epidemia de gripe (congestion nasal), que se ha desatado en la población banileja en las últimas semanas, que incluso ha cobrado ya varias vidas, aún de gente joven?

3ro. Creen ustedes que este fenómeno es fruto del capricho de la naturaleza, o es que la tan cacareada tecnología del proyecto Punta Catalina, no es tan eficaz para proteger la salud y el medio ambiente de la ciudadanía?

Si esto último es verdad ahora, cuando estas plantas sólo se encienden por una o dos horas a manera de prueba, que será cuando comiencen a funcionar a tiempo completo?

!QUE DIOS NOS AGARRE CONFESADO!

Raúl Montero
Sicólogo y escritor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *