Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Economía global sufre de desaceleración sincronizada, estima el FMI

WASHINGTON, EEUU.- La economía global se encuentra en una desaceleración sincronizada, o sea, que el crecimiento en 2019 caerá a su tasa más baja desde el comienzo de la década, reveló hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De acuerdo con las palabras de la nueva directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva, en 2019 se prevé una expansión económica más lenta en casi el 90 por ciento de todo el mundo.

En el tradicional discurso que el líder del FMI realiza de manera previa a la asamblea anual de la institución que se celebrará la próxima semana, la funcionaria adelantó que en los días venideros se publicarán cifras que sitúan a la baja el crecimiento del año en curso y del siguiente.

A pesar de esta desaceleración general, apuntó, se pronostica que cerca de 40 economías de mercados emergentes y en desarrollo tendrán tasas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) superiores al cinco por ciento, incluidas 19 en África Subsahariana.

Sin embargo, añadió, en las economías avanzadas, incluidos Estados Unidos, Japón y, especialmente, la zona del euro, la actividad económica se está suavizando.

Igualmente advirtió acerca de que en algunas de las economías de mercados emergentes más grandes, como India y Brasil, la desaceleración es más pronunciada este año y, en China, el crecimiento está bajando gradualmente frente al rápido ritmo de otrora.

A juicio de Georgieva, el crecimiento del comercio mundial se ha detenido casi por completo propiciado en parte por las tensiones comerciales por lo que la actividad manufacturera mundial y la inversión se debilitan sustancialmente.

Existe un grave riesgo de que los servicios y el consumo pronto se vean afectados, dijo.

Todos pierden en una guerra comercial, sentenció.

‘Para la economía mundial, el efecto acumulativo de los conflictos comerciales podría significar una pérdida de alrededor de 700 mil millones de dólares para 2020, o alrededor del 0,8 por ciento del PIB. Como referencia, esto es aproximadamente del tamaño de toda la economía de Suiza’, sentenció.

No obstante, apostilló, la clave es mejorar el sistema, no abandonarlo.

La funcionaria hizo recomendaciones para asegurar un crecimiento más fuerte y más resistente, entre estas, solicitó un uso prudente de la política monetaria y la implementación de herramientas fiscales para enfrentar los desafíos actuales.

En este punto reveló que, de ocurrir una recesión importante, la deuda corporativa en riesgo de incumplimiento representaría casi el 40 por ciento de la deuda total en ocho economías principales.

Dicha cifra, remarcó, está por encima de los niveles vistos durante la crisis financiera.

Las bajas tasas de interés, añadió, también están impulsando a los inversores a buscar mayores rendimientos en los mercados emergentes. Esto deja a muchas economías más pequeñas expuestas a una reversión repentina de los flujos de capital.

Hizo hincapié en la importancia de la cooperación internacional para enfrentar los retos actuales dentro de los que se hallan los efectos del cambio climático.

PL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *