Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Del tiempo presente | Viriato Fiallo, Bosch, y las elecciones

(Recupero este artículo publicado en esta misma columna el 18 de mayo del 2016, dos días después de la reelección de Danilo, y como el escenario actual repite las mismas taras del uso de los fondos públicos y el abuso del poder, sirve para saber frente a lo que nos encontramos hoy)

El 2 de septiembre de 1932, Viriato Fiallo dictó una conferencia en los salones de “Acción cultural”, un grupo que reunió una tímida oposición intelectual al inicio de la dictadura de Trujillo, capitaneado por Manuel Arturo Peña Batlle. El trujillismo se había consolidado rápidamente como poder absoluto, y Trujillo impuso a las cámaras, después del ciclón de San Zenón de 1930, su proclamación como “Benefactor de la Patria y Padre de la Patria Nueva”. La conferencia de Viriato Fiallo se tituló “Pensamiento filosófico en la actualidad y la doctrina de los nuevos valores”, y en ella el conferencista condicionaba la noción de valor a que su expresión se realice en un marco de libertad. En esa conferencia Viriato Fiallo dijo lo siguiente: “Considero que para valorar se requiere libertad espiritual. Que cuando los valores son impuestos, el hecho es una realización de autoridad, pero no es una valoración, porque falta la independencia del sujeto que valora”.

Esa referencia de Viriato Fiallo era directamente dirigida al proceso de imposición que llevaba a cabo el trujillismo, y que se coronó con una violencia a la capacidad de valoración en libertad, al proclamar a Trujillo “Benefactor de la Patria y Padre de la Patria Nueva”. De ahí en adelante Viriato Fiallo sería un proscripto, un “desafecto”, como se decía en la época para estigmatizar a los antitrujillistas, y “Acción cultural” dispersada con violencia por el régimen. Al final de la “Era de Trujillo” Viriato Fiallo sería una leyenda, convirtiéndose en símbolo de resistencia, él y su hermano José Antinoe; sobreviviendo al acoso y la asfixia.

Recordé la conferencia y el símbolo leyendo la comparación que algunos han establecido con las elecciones del año 1962 ganadas por Juan Bosch, y las recién finalizadas ganadas por Danilo Medina. Juan Bosch obtuvo un 59.53% y Danilo alcanza el 61.7%. Pero la épica se logra con medios radicalmente distintos, y “cuando los valores son impuestos, el hecho es una realización de autoridad, pero no es una valoración en libertad”. Juan Bosch ganó las elecciones en un combate limpio, casi sin recursos, tejiendo un discurso didáctico plenamente alejado de la mentira y el engaño, y esculpiendo una pedagogía de la libertad que es su gran legado. No disponía del presupuesto público, y casi la totalidad de los poderes fácticos estaban en su contra. Hablaba todos los días por la radio, abriendo la imaginación de sus oyentes hacia una interpretación de la historia en movimiento y haciéndolos descubrir como protagonistas de su propio destino. Ése 59.53% que obtuvo no se debía a otra cosa que no fuera a sí mismo, y era el premio del amor de su pueblo.

El 61.7% de Danilo Medina se empina sobre el uso de los recursos públicos. No es el premio de amor de su pueblo, porque Danilo no es un “líder”sino una construcción minuciosamente programada. Carece por completo de capacidad didáctica, esconde o disfraza su verdadera naturaleza. No sabe competir en igualdad de condiciones, y es la amenaza arrogante a la idea de la libertad. Lo hemos vivido, un héroe reificado que saturó el espectro televisivo y se legitima contorsionándose desde una montaña de dinero. Juan Bosch en la contienda era un signo puro, jamás hubiera hecho uso de los recursos del erario, jamás se hubiera aplicado una purga emotiva para fingir ser lo que no es, y la fotografía literal de su vida no nos introduce en el horror del cinismo. Bosch no era capaz de hacer cualquier cosa para ganar, y su escala de valores estaba muy por encima de la contenciosa moral burguesa. Por todo ello no es posible comparar el 59.53% de Juan Bosch con el 61.7 de Danilo Medina. En el caso de Danilo Medina “los valores son impuestos, una realización de autoridad”- como dijo en el 1932 Viriato Fiallo-, pero el 59.53% de Juan Bosch se trató de “una valoración en libertad”, porque el sujeto que valoraba actuó libremente, sin manipulación mediática asfixiante y el uso del dinero de todos.

Si hay algo antitético a la “idea” del poder de Danilo Medina, son las ideas de Juan Bosch. Y eso lo rubricó con su vida, con la práctica, con su moral. El 59.53% de Juan Bosch es un despertar de la libertad. El 61.7% de Danilo Medina es el reinado de la imposición, la marca de la dictadura. Nada comparables.

Andrés L. Mateo
Poeta y escritor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *