Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Tres causales de la política dominicana

Cuando empezó el año 2020 ac. (antes del Covid), todo el pueblo tenía la firme decisión de que quería un cambio de mando -ciertamente así fue- eso trajo de los pelos 3 causales en la política dominicana:

Un Partido Revolucionario Moderno (PRM) con Luis Abinader en el poder.
Una Fuerza del Pueblo (FP) con Leonel Fernández en crecimiento.
Y el viejo Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en desbandada total.

Así se cumplió lo enunciado por el profesor Juan Bosch en una ocasión: “en política el dinero no es determinante”, el pueblo votó contra la demagogia y la soberbia, y creó la primera ola del cambio, desterrando el gobierno más asqueante que haya gobernado el país.

Los dominicanos aspiramos a que la ética y la justicia sean el reseteo que levante el velo de la corrupción, remueva los cimientos y las brumas, para que se implante el imperio de la ley. Confucio lo dijo: “Cuando hay justicia, hasta el hambre desaparece”.

No sabemos si los peledeistas son católicos -si lo son- debieran buscar mediante el sacramento del perdón la absolución de sus pecados, y hacer lo que hizo Zaqueo «un publicano recaudador muy rico» citado en el libro de Lucas, en el Nuevo Testamento, quien devolvió lo robado a los pobres.

Danilo, fue una apoplejía que dejó sin oxígeno el cerebro de la selecta secta del peledeismo, fue el coagulo que causó el derrame cerebral en el viejo partido. ¡El! debiera autoflagelarse, ya que por su culpa dejó a toda una militancia -muy dolida- en la oposición, fuera del poder y de las arcas del Estado.

No hay religión más elevada que la verdad. -Así es- ¡cuánta razón tenía el exdiputado José Laluz! cuando proclamaba a viva voz «tanto en radio como en televisión» su mejor profecía: “es mejor arriba con presión, que abajo con depresión”. La profecía se consumó. A los peledeistas se les hará muy duro estar fuera del poder.

¡Del poder! que brinda esa poderosa hormona, que cuando se aloja en los cerebros -en forma de testosterona- actúa como una droga mortífera y, te hace sentir como el mismo DIOS.

Al genoma de la cúpula danilista, le recomendamos iniciar un peregrinaje hacia el muro de las Lamentaciones en Jerusalén, para que dejen sus plegarias entre las piedras, y luego puedan ir al confesionario a pedirle perdón al pueblo.

Máximo López hijo
Articulista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *