Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

La disyuntiva del Gobierno ante la crisis energética mundial

Ante los elevados aumentos en los precios de los hidrocarburos, la decisión del Gobierno nacional -a través del Ministerio de Industria y Comercio y Mipymes- de no asumirlos, como sí lo hizo durante varias semanas, explica que era insostenible mantener ese subsidio temporal en medio de una demanda de energía ocasionada por la reapertura de la economía mundial tras el manejo de la pandemia de covid-19.

Ahora, la crisis energética mundial ocurre en un escenario bastante complicado, con predicciones pesimistas, elevados precios del petróleo, gas natural y carbón mineral, tres combustibles fósiles vitales para el crecimiento y desarrollo, revela la magnitud del problema que enfrentan los dominicanos.

Las altas temperaturas y una enorme demanda de esos recursos energéticos han creado una variación en los mercados, algo que va a sentirse con más fuerza en la temporada de frio, que se caracteriza por una mayor necesidad de electricidad para calentar las viviendas y negocios e iluminar las calles en EEUU, Canadá, Europa y Asia. Los gobiernos alrededor del mundo han tratado de aplicar políticas energéticas para reducir el impacto de la crisis en los consumidores, pero, al mismo tiempo, reconocen que hay una tendencia alcista que no podrían controlar debido a los crecientes costos.

Nuestro país no es ajeno a lo que está sucediendo a nivel global. En ese sentido, habría que dar razón al Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático, que ha pedido al Gobierno nacional darse prisa con la transición hacia energías limpias mientras que en la cumbre climática del próximo mes de noviembre habrán de salir resoluciones que beneficiarían a la comunidad internacional.

China ha tenido tandas de apagones prolongados, mientras que la India se ha visto en la necesidad de usar el carbón mineral para operar sus centrales termoeléctricas. Los defensores de los usuarios en la Unión Europea han demandado que se prohíban las desconexiones si los clientes no pueden pagar rápidamente lo que adeudan por concepto de consumo eléctrico en sus hogares.

Actualmente, en la Unión Europea, el gas natural se cotiza a 230 dólares por barril, lo que equivale en petróleo más del 130%, desde principios de septiembre, y más de ocho veces más que el mismo periodo del año anterior.

En Asia, el costo del gas natural ha aumentado un 85% desde principios de septiembre, alcanzando aproximadamente 204 dólares por barril en términos de petróleo. Los precios siguen siendo mucho más bajos en Estados Unidos, un exportador neto de gas natural, pero aún así la cotización se ha disparado a niveles más altos en 13 años.

Los esfuerzos por asegurarse el abastecimiento del gas natural están elevando el precio del carbón y el petróleo. India, que sigue siendo extremadamente dependiente del carbón, dijo esta semana que hasta 63 de sus 135 centrales eléctricas de carbón tienen dos días o menos de suministro.

El aumento de los precios de la energía está contribuyendo a la inflación, que ya era una gran preocupación, a medida que la economía mundial intenta sacudirse de los efectos del Covid-19 y la temporada de invierno podría empeorar la situación. No es fácil encontrar una solución, debido a que la crisis tiene sus raíces en la creciente demanda de energía causada por la pandemia y el calentamiento global. El interés de China por el gas natural ha significado que los mercados de GLP no puedan satisfacer la demanda. La disminución de las exportaciones de gas ruso también han agravado el problema.

Los precios del gas natural han subido un 47% desde principios de agosto en EEUU. La lucha por el carbón también está provocando un aumento en el precio que muchas empresas europeas tienen que pagar por los créditos de carbono para poder quemar ese combustible fósil. Bank of America predijo recientemente que un invierno frío podría hacer que el precio del crudo Brent, el índice de referencia mundial, supere los 100 dólares por barril. La cotización no ha sido tan alta desde 2014.

El clima severo, que se espera en los próximos meses, crearía una gran presión, particularmente en países que dependen en gran medida del gas natural para la producción de energía, como Italia y el Reino Unido. Gran Bretaña se encuentra en una situación particularmente difícil porque carece de capacidad de almacenamiento y está lidiando con las consecuencias de una línea eléctrica rota con Francia.

Los costos de la energía, que no muestran signos de disminuir, están creando temores inflacionarios, que ya habían estado obligando a las autoridades a considerar cuidadosamente algunos pasos a seguir para hacer frente a la inestabilidad de los mercados.

El Gobierno dominicano tiene que prepararse para lo que viene, debe pensar en tomar medidas tales como nombrar asesores energéticos, comprar combustibles por adelantado, construir depósitos de almacenamiento, decretar uno o dos días de paradas obligatorias del tránsito automotor en el Gran Santo Domingo, usar el transporte masivo en trenes y autobuses y, como una alta prioridad, el Estado y sus altos funcionarios deberían empezar una política doméstica de austeridad en el ahorro de combustible a fin de evitar una paralización de su aparato productivo nacional.

Luis De Los Santos
Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *